Ambientación

15 FEBRERO 2018

A finales del 2017, las autoridades de Tharsistopol se pusieron en contacto con nuestro gobierno enviando un informe de diferentes sucesos que estaban ocurriendo en la pequeña localidad minera.
Una serie de desapariciones sin razón aparente de la población local hicieron saltar las alarmas. Todos los desaparecidos eran antiguos trabajadores de la mina cercana, cerrada desde hace más de 20 años.
La mayoría de ellos no tenía familia por lo que los casos tardaron en darse a conocer pero tras varios meses de desapariciones sin resultados, la policía del pequeño pueblo se ve desbordada y decide informar al organismo superior.
Sin relación aparente, los ganaderos de la zona comienzan a percatarse que se reducen sus cabezas de ganado, en mayor medida el bobino. Al realizar el recuento cada mañana se dan cuenta que los números no cuadran y comenzaron las batidas de vecinos para dar caza al zorro que se creía andaba merodeando por el pueblo y causando tal estrago.
En una de dichas batidas, los autores de la misma coinciden en que pudieron observar una forma similar a un simio que se llevaba a una de las cabezas de ganado, al efectuar varios disparos sobre el animal éste emitió un gemido agudo y corrió hacia el bosque sobre dos patas.
Se ha alertado a la Comisión de Animales Salvajes (C.A.S) que se encuentra en este momento realizando una investigación en el área. Se cree que un simio de grandes dimensiones puede ser el causante de las desapariciones de personal y ganado.
Las antiguas extracciones de azufre y uranio de la cuenca minera hacen que la zona presente niveles naturales de radiación, por lo que los investigadores realizan una ardua y sobretodo lenta misión, pertrechados con Equipos de Protección NBQ.
Esperamos tener el informe de la C.A.S en las próximas semanas, por favor dispongan atención a este medio que se ha establecido para emitir los próximos mensajes.